La leyenda conceptual Comme des Garçons trajo las vanguardias japonesas a Occidente en 1981, con una colección innovadora que introdujo la deconstrucción, la asimetría y un esquema de color monocromático como el nuevo paradigma de la moda conceptual. Conocido por su estética radical "anti-moda", las creaciones del diseñador jefe Rei Kawakubo siguen siendo una fuerza intelectual desafiante que nunca ha dejado la vanguardia.